· El IV Congreso Agroalimentario de Andalucía acogió a más de 150 empresas del sector, convirtiéndose en el principal evento empresarial de la industria

El IV Congreso Agroalimentario de Andalucía acogió a más de 150 empresas del sector, convirtiéndose en el principal evento empresarial de la industria. De esta forma, CaixaForum acogió un encuentro en el que participaron referentes del sector y donde se la importancia de la marca como valor para las empresas desde distintos puntos de vista como la de los productores, la distribución.

Además, la jornada contó con la experiencia de empresarios como Ignacio Osborne, presidente del Foro de las Marcas Renombradas Españolas o Juan Merodio, quien analizó los retos de futuro que tienen las empresas agroalimentarias en el ámbito de la digitalización.

En la apertura del congreso, Álvaro Guillén, presidente de LANDALUZ, puso en valor que “la marca no es un mero nombre y un símbolo, ya que se ha convertido en una herramienta estratégica dentro del entorno económico actual. Esto se debe, en gran medida, a que se ha pasado de comercializar productos a vender sensaciones y soluciones, lo que pasa inevitablemente por vender no solo los atributos finales del producto, sino los intangibles y emocionales del mismo”.

Sobre la situación del sector agroalimentario, el presidente de LANDALUZ, quiso destacar que, según los últimos datos publicados por EXTENDA Agencia Andaluza para la Promoción, “Andalucía ha estado cerca de alcanzar los 6.000 millones de euros en exportaciones durante los primeros cinco meses de 2021. Un nuevo récord histórico que supone un crecimiento interanual de casi el 5%, lo que hace que 1 de cada 4 euros que se exportan en España salgan de Andalucía, lo cual es un orgullo”.

Así mismo, el consejero de Transformación Económica, Industrias, Conocimiento y Universidades, Rogelio Velasco, quiso destacar que “se está viendo una recuperación económica tras lo vivido con el COVID, y esperamos que el ritmo de crecimiento se reactive antes de lo previsto”.

Tras la inauguración de la jornada, Jorge Mañas, director general del GRUPO ALSUR, quiso destacar el papel de la marca agroalimentaria. Así, señaló que “debemos ser valor y beneficio para los consumidores. Para ello hay que diseñar acciones estratégicas que no se limiten a un solo canal de comunicación, sino que debemos estructurarnos para estar presentes en todos los canales de comunicación dirigidos a nuestros consumidores”.

Por otra parte, tanto el gerente como el director de marketing de la cadena de distribución guipuzcoana SUPER AMARA, Javier Olmos y Alfonso Reiriz, respectivamente, hicieron una revisión de la campaña promocional de productos andaluces que desarrollaron con LANDALUZ durante los meses de junio y julio y que calificaron de éxito. Sobre la campaña destacaron “la importancia de marcas como Andalucía que son un referente de calidad y de sabor en el resto del país”.

Posteriormente, intervino Ignacio Osborne, presidente de Grupo Osborne y del Foro de las Marcas Renombradas Españolas, para hablar sobre la marca España, poniendo en valor “el círculo virtuoso que genera, donde todas las empresas ganamos gama en el resto de países, de tal forma que todas las marcas españolas tendrán más fácil poder exportar a otros mercados”.

Al final de la jornada de mañana, fue dedicado a analizar los retos digitales que tiene el sector agroalimentario. Esta ponencia corrió a cargo de Juan Merodio, especialista en la materia, quien destacó que “las nuevas experiencias que les hacemos llegar a los usuarios deben ser personalizadas. Hay que trasladar el concepto del camarero de tu bar de siempre que sabe lo que quieres y cómo lo quieres. Esta situación es necesaria llevarla al canal digital para mantener la fidelidad de nuestros seguidores”.

Para cerrar el acto intervino de nuevo Álvaro Guillén junto con Álvaro Portes, director territorial Sur de CESCE, quien señaló “la labor de las empresas andaluzas con respecto a la internacionalización de sus productos, llegando a cifras récord y convirtiéndose en la primera potencia en nuestro país”, y de Nicolás Sierra, socio responsable de KPMG en Andalucía, poniendo en valor “el papel que juegan las empresas de la industria agroalimentaria de Andalucía en un momento tan difícil como en el que nos encontramos”.

El congreso finalizó con la participación de la directora general de Industrias, Innovación y Cadena Alimentaria de la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible de la Junta de Andalucía, Cristina de Toro. La directora general presumió de industria agroalimentaria y señalando que “tenemos que seguir creciendo y mejorando, aportando más valor añadido a nuestros productos, una función que desarrollan principalmente desde las empresas productoras”.

Este cuarto Congreso Agroalimentario de Andalucía contó como colaboradores con CaixaBank, KPMG, CESCE y Brétema, Seguridad Alimentaria y Triangle Solutions RRHH.

Sin comentarios

Comments are closed.