Las buenas políticas ambientales se plantean como uno de los principales objetivos que la cadena alimentaria se plantea para el futuro. Así ha quedado patente en la Tribuna LANDALUZ que se ha celebrado de forma telemática y en la que Mercadona ha presentado su Estrategia 6.25 para la reducción del plástico aplicando los principios de la economía circular, continuando así con el sistema de gestión medioambiental que la cadena tiene implantado desde hace años.

A juicio del presidente de LANDALUZ, Álvaro Guillén, “la sostenibilidad y optar por aplicar buenas prácticas medioambientales debe ser algo prioritario el tejido empresarial de la cadena alimentaria. Esta tendencia ya se venía normalizando e implantándose en las empresas antes de la crisis generada por el COVID19, y esta situación anómala no debe desviarnos de las líneas estratégicas que planteamos a medio y largo plazo, como es la apuesta decidida por las políticas ambientales en los procesos de producción”.

En la inauguración de este encuentro también participó el vicepresidente de la Diputación de Málaga, Juan Carlos Maldonado, quien ha señalado que “desde la Diputación Provincial y a través de Sabor a Málaga promovemos la sostenibilidad y el aprovechamiento racional de nuestros recursos naturales, a través del fomento del consumo de productos de cercanía, el llamado kilómetro cero, una apuesta que va encaminada a reducir tanto los costes como la huella de carbono en el transporte de estas mercancías contribuyendo a un sistema de producción sostenible y respetuoso con el medio ambiente”. Maldonado ha agradecido a Mercadona su apuesta por los productos de proximidad.

Laura Cruz, directora de Responsabilidad Social de Mercadona en Andalucía, ha señalado durante su intervención que la cadena de supermercados es una empresa comprometida con el entorno. Prueba de ello es que cuenta desde hace años con un sistema de gestión ambiental propio y aplica los principios de la economía circular en muchos de sus procesos, bajo la premisa de hacer más con menos impacto. “Este esfuerzo se concreta en impulsar una logística sostenible, la eficiencia energética, la gestión responsable de residuos, la producción sostenible y la reducción del plástico”, ha destacado.

Cruz ha señalado que Mercadona ha dado un paso más en su posicionamiento de “seguir cuidando el planeta” asumiendo un nuevo compromiso: disminuir el uso de plástico y evitar que su residuo se convierta en desperdicio a través de la Estrategia 6.25, “denominada así porque con seis acciones perseguimos alcanzar en el horizonte del año 2025 un triple objetivo: reducir un 25 por ciento el consumo de plástico, que todos los envases sean reciclables y enviar a reciclar todo el residuo de plástico que se genere en nuestras tiendas y almacenes”.

Según detalló, dos de las seis acciones se llevarán a cabo este año: la eliminación de las bolsas de plástico de un solo uso en todas las secciones y la eliminación de los desechables de plásticos de un solo uso. El resto de las acciones se ejecutarán a lo largo de los próximos cinco años, y consisten en seguir avanzando en la reducción del plástico en los envases, que todos los envases sean reciclables, reciclar todos los residuos de plástico que se generan en las tiendas, en el servicio a domicilio y la compra online, y formar e informar a los consumidores sobre cómo separar en casa para reciclar.

Sin comentarios

Puedes publicar el comentario de la primera respuesta.

Deja un comentario

Please enter your name. Please enter an valid email address. Please enter a message.