Con la llegada del tiempo de Navidad y el último mes del año las empresas se preparan para enfrentar los retos del nuevo año. Para el sector agroalimentario andaluz, en un escenario marcado por la pandemia, es de especial importancia conocer las novedades y demandas del sector para el año 2022. En LANDALUZ, asociación empresarial Alimentos de Andalucía, tras realizar un profundo análisis, compartimos las principales tendencias agroalimentarias que debemos tener en cuenta. 

 

La cadena agroalimentaria es parte fundamental del mercado y la irrupción de la del COVID-19 lo ha demostrado con creces. Cada año surgen nuevas inquietudes entre los consumidores que, en muchos casos, se traducen en nuevas demandas.

 

Además,  el panorama de la pandemia ha modificado en gran parte la forma del consumidor de entender la cadena agroalimentaria, sus preferencias a la hora de elegir un alimento u otro, los aspectos que tienen en cuenta, etcétera.

 

¿Qué tendencias del sector agroalimentario deben tener en cuenta las empresas en 2022?

 

  1. El planeta ¡lo primero! Veníamos hablando de la sostenibilidad como un pilar en el que las empresas de alimentación debían apoyarse. La pandemia no ha hecho sino incrementar esta tendencia y el próximo 2022 esta preocupación continuará ocupando los primeros puestos de las encuestas al consumidor.

La apuesta por estrategias sostenibles por parte de las empresas lleva a la visión positiva de las mismas en la mente del consumidor. Así, trabajan en la confianza entre los consumidores. 

No cabe duda de que la lucha contra el cambio climático supone un considerable desafío para la producción de las empresas agroalimentarias en Andalucía. Por ejemplo, la reducción del uso de plaguicidas o fertilizantes en la agricultura, la constante mejora del bienestar animal o lograr la eficiencia en el uso de la energía y los recursos hídricos son piezas esenciales.

 

 

Tampoco son menos importantes la promoción del consumo responsable y la reducción del desperdicio de alimentos. Acciones que fomenten estos aspectos serán muy bien recibidas por los consumidores.

 

2. Producto de cercanía. La preferencia por el producto local ha sido ya tendencia durante el año 2021 y continuará copando los primeros puestos en 2022.

Los consumidores apuestan por productores locales, de su ciudad, comunidad o país, como medio de apoyo a las empresas locales.

El gran esfuerzo de las empresas de alimentación durante los momentos más duros de la pandemia ha creado esta conciencia global pero centrada en lo más cercano.

 

3. Los productos con historia. Se encuentra en estrecha relación con la primera tendencia agroalimentaria que explicamos.

En este caso, el consumidor, especialmente el más joven, da importancia a conocer el origen y la historia de los productos que van a consumir. Este aspecto toma especial importancia si se trata de alimentos.

 

 

Por ejemplo, si se trata de una empresa de alimentación familiar, en la que ya se encuentra al frente la tercera generación, explicar cómo se fundó, potenciar los valores en los que se cimenta, etcétera. Se percibirá, así, como un equipo humano, no solo como una marca o un ente abstracto.

 

4. Búsqueda de alimentos saludables. El estilo de vida saludable, la importancia de cuidarse y de mantener una dieta equilibrada toman ahora una dimensión que va más allá.

 

Así, un porcentaje cada vez mayor de consumidores busca productos elaborados con materia prima de calidad, libres de productos químicos y basados en procesos naturales.

 

La preferencia por grasas vegetales o el movimiento realfooding son dos factores, entre muchos otros, que las empresas agroalimentarias no deben pasar por alto. Así, tanto las grandes cadenas de distribución regionales, nacionales e internacionales como el pequeño comercio apuestan en gran medida por sumarse a esta tendencia de la “comida real” y la proteína vegetal e incorporan, así, en sus lineales, productos de estas características.

 

Debemos mencionar, igualmente, al consumidor flexitariano. Este elige productos elaborados con proteínas alternativas, no solo la carne.  Es por ello que la industria agroalimentaria de todo el mundo está reaccionando a esta demanda alimentaria con una variedad de alternativas a la carne.

 

 

5. Automatización y digitalización in crescendo. La automatización, que pasa por soluciones robóticas o la irrupción de la inteligencia artificial tienen un papel importante en la optimización de los procesos. Es por ello que las empresas de la industria agroalimentaria no deberían perderlas de vista.

 

Estas tecnologías mejoran el rendimiento y también garantizan en mayor medida la seguridad alimentaria. Y esta última es primordial, mucho más en la situación actual.

 

Desde LANDALUZ continuamos apoyando a las empresas de alimentación de Andalucía. ¡Por un 2022 repleto de éxitos para este sector imprescindible en la sociedad.

Sin comentarios

Comments are closed.