La Economía Circular, reto para el futuro inmediato de la cadena agroalimentaria

La cadena alimentaria de Andalucía, conformada por productores, transportistas y cadenas de distribución tiene distintos retos en materia de sostenibilidad en el plazo más inmediato. Así ha quedado patente en una nueva edición de la Tribuna LANDALUZ, organizada por la Asociación Empresarial Alimentos de Andalucía, que ha tratado la importancia de la Economía Circular y el próximo marco normativo que afectará a la cadena. En la apertura de la jornada, Álvaro Guillén, presidente de LANDALUZ, quiso destacar que «desde la asociación, y así queda patente en nuestro Plan Estratégico 2021-2024, la sostenibilidad es uno de los ejes principales sobre el que vamos a actuar durante los próximos años ya que consideramos fundamental que estos conceptos estén en el ADN de nuestras empresas».

Por su parte, el consejero de Montero Aramburu Abogados y catedrático de Derecho Administrativo, Eduardo Gamero, hizo una ponencia sobre el marco normativo y las oportunidades para el sector. Gamero puso de manifiesto “el carácter prioritario que la economía circular tiene en las políticas de la Unión Europea, y analizó las normas europeas, estatales y autonómicas que regulan esta cuestión”. Además, señaló que “aunque todavía sus contenidos son vagos, sí están claros los duros objetivos que habrán de cumplirse a más tardar en 2030 en relación con envases, residuos o reutilización del agua”.

Además, destacó que, “no obstante, los Fondos Next Generation y el Plan de Recuperación y Resiliencia suponen una extraordinaria oportunidad para captar ayudas a fondo perdido para proceder esta transformación: está previsto que España destine 3.780 millones de euros entre 2021 y 2023 a subvenciones para proyectos de economía circular”. Asimismo, añadió que “conviene al sector agroalimentario ir ya madurando estos proyectos porque además el RDL 36/2020 potencia que estas subvenciones no sean de concurrencia competitiva, es decir, que se concederán las ayudas por orden de presentación de las solicitudes, siempre que reúnan los requisitos, y hasta que se agoten las partidas presupuestarias. A estos efectos, conviene conocer las medidas que la legislación vigente considera prioritarias en relación con la economía circular en el sector agroalimentario”.

Posteriormente tuvo lugar una mesa redonda en la que participaron ECOEMBES, González Byass y Mercadona. Por su parte, Laura Cruz, directora de Responsabilidad Social de Mercadona en Andalucía, ha señalado que Mercadona ha dado un paso más en su posicionamiento de “seguir cuidando el planeta” asumiendo un nuevo compromiso: disminuir el uso de plástico y evitar que su residuo se convierta en desperdicio a través de la Estrategia 6.25, “denominada así porque con seis acciones perseguimos alcanzar en el horizonte del año 2025 un triple objetivo: reducir un 25 por ciento el consumo de plástico, que todos los envases sean reciclables y enviar a reciclar todo el residuo de plástico que se genere en nuestras tiendas y almacenes”.

Según detalló, dos de las seis acciones ya se han llevado a cabo: la eliminación de las bolsas de plástico de un solo uso en todas las secciones y la eliminación de los desechables de plásticos de un solo uso. El resto de las acciones se ejecutarán a lo largo de los próximos cinco años, y consisten en seguir avanzando en la reducción del plástico en los envases, que todos los envases sean reciclables, reciclar todos los residuos de plástico que se generan en las tiendas, en el servicio a domicilio y la compra online, y formar e informar a los consumidores sobre cómo separar en casa para reciclar.

Por parte de González Byass, su responsable en Sostenibilidad y Medio Ambiente, Leonor Blázquez, puso en valor el programa que la bodega ha puesto en marcha y que bajo el nombre “5+5, cuidando el planeta”. Blázquez destacó “el compromiso por el cuidado del medio ambiente, a través del consumo responsable de los recursos naturales, dirigido hacia un crecimiento equilibrado que aporte beneficios al entorno de manera local y global”. De esta forma, señaló que “este programa implica el nivel de compromiso de González Byass con la naturaleza mediante el empleo de prácticas sostenibles en todas las áreas de la compañía, desde el viñedo a la bodega, pasando por los proveedores, el diseño de los productos y hasta la distribución al cliente”.

Para cerrar la mesa, Julio López, gerente de Relaciones Institucionales de ECOEMBES, aseguró que “antes de aprobarse cualquier medida impositiva medioambiental se deberían realizar los correspondientes estudios que determinarán su impacto económico en el sector industrial y en los consumidores, y evaluar si realmente están contribuyendo a la circularidad de los envases”. La celebración de esta Tribuna LANDALUZ tuvo lugar gracias a la colaboración de Montero Aramburu, Fernández Palacios y Deloitte.

Sin comentarios

Comments are closed.