RETOS DEL SECTOR AGROALIMENTARIO ANDALUZ EN 2021

El año 2020 ha sido decisivo para las empresas, pues han tenido que adaptarse obligatoriamente a las circunstancias derivadas de la pandemia del covid-19, pero ¿y 2021? En LANDALUZ, Asociación empresarial Alimentos de Andalucía, analizamos los principales retos a los que se enfrentan las empresas agroalimentarias de Andalucía en este año. ¿Nos acompañas?

 

Sin duda, la llegada del COVID-19 a nuestras vidas ha transformado nuestra forma de trabajo, de relacionarnos y, en definitiva, ha traído cambios significativos en nuestra forma de entender el mundo.

Las empresas del sector agroalimentario andaluz han sufrido una serie de cambios inesperados en el año 2020, cuando se encontraban inmersas en la reclamación de unos precios justos para los agricultores y en medio de la crisis por los aranceles estadounidenses, que habían afectado negativamente a los productores del campo andaluz.

Así, 2021 se presenta como un año de retos a los que nuestras empresas deben enfrentarse para superar el desafortunado año 2020.

 

Aprendizaje de la crisis anterior

Como comentábamos, no cabe duda de que la situación provocada por la pandemia afectó a todas las empresas de todos los sectores del mercado. 

Es por ello que las empresas agroalimentarias tienen la asignatura obligatoria de analizar todo lo sucedido para aprender de los errores y saber cómo afrontar nuevas crisis.

Es esencial, pues, conocer cuáles son nuestras cadenas de suministro, el número total de existencias de productos esenciales de las que disponemos o cómo de largas son nuestras cadenas logísticas.

 

Las demandas y necesidades de la sociedad

Es importante tener en cuenta qué es lo que nos demandan los consumidores, para poder cubrir sus necesidades y que nuestras empresas logren adaptarse a los mercados internacionales y ser competitivas. 

El consumidor, especialmente el europeo, pertenece en gran parte a grupos de edad maduros, preocupados por aspectos relacionados con la salud y el bienestar. Esto nos lleva directamente a cómo se producen y se tratan los alimentos en todo el proceso.

La agricultura ecológica,  la huella de carbono o el comercio de proximidad son grandes tendencias que toman cada vez más fuerza y que las empresas de alimentación andaluzas no deben dejar que caigan en saco roto.

Es un hecho que, en Andalucía, en los últimos años, se ha trabajado mucho en la producción de productos saludables que permitan una alimentación más equilibrada de la población. Este compromiso con la sociedad sigue siendo un reto para nuestra industria agroalimentaria, que debe seguir trabajando en esta dirección.

 

La tecnología y la modernización

La entrada de la modernización  y la innovación se está produciendo en la cadena alimentaria, no cabe duda, desde hace años.

El descubrimiento de procesos innovadores para la agricultura y la ganadería, permiten un mejor control y desarrollo también en la industria y en la distribución de alimentos. 

La apuesta de la industria agroalimentaria por la modernización seguirá trayendo grandes avances a las empresas, muchos de ellos orientados a la reducción de costes y el aumento de la producción.

Según los datos extraídos del VI Estudio de Sector Agroalimentario de Andalucía, realizado por KPMG en colaboración con nuestra Asociación Empresarial Alimentos de Andalucía, el 60% de las compañías tienen previsto aumentar su inversión en cuanto a digitalización  en 2021.7

Gran parte de las empresas del sector considera ahora mucho más importante el uso del Big Data y la robotización, en lo que se refiere a la creciente necesidad de conocer la demanda y el consumidor y de optimizar todos los procesos.

 

La sostenibilidad y la internacionalización

No hemos dejado de hablar de sostenibilidad en el año 2020 y este año no va a ser menor frecuente. Continuando con los datos extraídos del anterior estudio, el sector agroalimentario andaluz potenciará de forma decidida la salud y la sostenibilidad y aumentará su internacionalización en 2021.

Así, apostar por procesos sostenibles en la industria agroalimentaria es fundamental si el sector quiere ser competitivo. No podemos olvidar que España es un país exportador y que Andalucía se encuentra a la cabeza de las exportaciones agroalimentarias.

Esta apuesta contra el cambio climático, la economía circular o el reciclaje por parte de las empresas generará en el consumidor la confianza necesaria, siendo cada vez más prioritaria en la elección del consumidor y marcando, así, sus pautas de comportamiento. 

 

La perspectiva legal, más importante que nunca

En los últimos años, la adaptación continua a una legislación cambiante se ha hecho vital. Que las empresas agroalimentarias cumplan la legislación a favor del equilibrio en los mercados, alianzas comerciales, lucha contra el fraude, la calidad en los productos será imprescindible para lograr una mejor adaptación al mercado.

La actualización de las normas de calidad de los alimentos, por ejemplo, así como las relacionadas con el control de la contaminación o los límites máximos de residuos seguirán cambiando, por lo que nuestras empresas no deben quedarse atrás.

 

Estos son algunos de los retos más importantes a los que se enfrentan las empresas de alimentación andaluzas en el 2021. En LANDALUZ, nuestra Asociación Empresarial Alimentos de Andalucía, continuaremos al lado de nuestras empresas agroalimentarias en este año crucial y de vital importancia para su desarrollo y consecución de sus objetivos.

Sin comentarios

Comments are closed.