Leanbest

Los entornos de trabajo manuales tienen variabilidades intrínsecas a la actividad, entendido esta desde el punto de que cada persona actúa de una manera y tiene un ritmo diferente al del resto. No es igual, que en entornos automáticos en los que el ritmo no lo marca tanto el operario que guía el proceso.

Hay que entender que esto es algo normal, pero que se puede cambiar hacia una situación más estable, productivamente hablando, y más cómoda para todas las partes.

Cada uno se siente más cómodo trabajando de una determinada manera, siempre diferente a la del resto, ya que hay peculiaridades que no se replican y cada uno adquiere.

Para solventarlo se trata de enlazar correctamente las necesidades de la empresa, con las que piensa el trabajador, a la par que se optimiza el proceso contando con diferentes trabajadores, cada uno con un ritmo de trabajo y forma diferente de actuar.

Los métodos a emplear de cara a la optimización en estos casos pasan por talleres Hoshin, que consiste en tomar datos sobre el proceso a analizar, analizar el proceso de trabajo de una manera detallada con los implicados, encontrar y decidir entre los implicados la mejor y más eficiente forma de trabajo, que será resultado de lo que hacen unos, otros, y nuevas formas de trabajo.

Estos métodos de optimización tienen que implantarse simultáneamente a las herramientas de cambio cultural para que funcionen correctamente.

Es importante desarrollar las mejoras junto a los trabajadores implicados, porque esto es lo que hará que las soluciones sean realmente realizables con resultados positivos. De otra manera seguramente habría equívocos y malestar, haciendo que ninguna parte (empresa y trabajador) esté satisfecha.

Este tipo de procesos, se encuentra además con el problema de ajustarse a la demanda. No siempre necesitamos producir las mismas cantidades, ni en el mismo tiempo. Es por esto que cuando estandarizamos las operaciones, debemos tener en cuenta este punto, y desarrollar diferentes formas de trabajo en función de las necesidades, con más o menos operarios implicados.

Las empresas de LANDALUZ tienen procesos manuales, o afectados en parte por el ritmo de trabajo de los operarios, viendo como sus fabricaciones siguen un comportamiento no lineal, debiendo actuar de esta manera para poder trabajar de manera más cómoda.

Los problemas principales a la hora de implantarlos suelen ser la reticencia al cambio y el ajustarse a la nueva forma de trabajo por parte de todos los trabajadores.

Los problemas son solventables si se sigue una metodología estructurada, resolviéndose el primero de ellos a través de las diferentes herramientas de cambio cultural, y el segundo siendo persistentes y haciendo seguimiento cercano a la nueva forma de trabajo, porque a todas las personas les cuesta cambiar una nueva acción y transformarlo en un hábito de trabajo.

Se ha trabajado ya con algunos asociados estos puntos en elaboración de productos especiales o de campaña (manuales), o en la forma de trabajo de una línea semi-automática con notables resultados.

 

MANUEL ÁNGEL SÁNCHEZ RAMÍREZ

Socio / Consultor Leanbest

Sin comentarios

Puedes publicar el comentario de la primera respuesta.

Deja un comentario

Please enter your name. Please enter an valid email address. Please enter a message.